Críticas de las selecciones por la prohibición de lucir el brazalete 'One Love' en el Mundial de Qatar: "Se nos está controlando"

La Vanguardia, REDACCIÓN (BARCELONA), 23-11-2022

La decisión de la FIFA de sancionar a aquellos jugadores que portasen el brazalete con el lema “One Love” sigue dando mucho que hablar. El jugador de la selección belga, Jan Vertonghen, compareció antes del debut frente a Canadá y admitió no sentirse cómodo hablando de ello. “Si digo algo tengo miedo a no estar mañana sobre el terreno de juego. Es algo que nunca he vivido y espero que no vuelva a suceder. Se nos está controlando”, declaró.

El central también expresó su malestar por no poder ejercer su libertad de expresión. “Estamos aquí para jugar al fútbol y si no podemos hacerlo por decir ‘no al racismo’… ¿entonces qué?”, comentó. Sin embargo, prefirió centrarse en el debut de su selección, que se estrenará el miércoles 23 de noviembre a las 20:00 hora española. “Veo que la nueva sangre de Bélgica tiene mucho potencial. Espero que rindamos tan bien como en 2018. Yo tengo confianza”, concluyó.

La Federación Alemana de Fútbol (DFB) por su parte, también expresó su malestar y declaró sentirse “chantajeada” por la FIFA para que renunciase en el Mundial de Qatar al uso del solidario por parte de sus jugadores. “No nos hemos arrodillado ante la FIFA. Fuimos sometidos a un chantaje extremo en el que pensamos que teníamos que tomar esta decisión aunque no queríamos tomarla”, explicó el director de comunicación de la DFB, Steffen Simon, en declaraciones a la emisora Deutschlandfunk.

Además, la primera cadena de la televisión pública alemana emitió un comentario en el que decía que para Alemania era mejor “perder puntos y ser eliminada en la fase de grupos con el brazalete que ser campeona del mundo sin el brazalete”.

En la misma línea, el jugador de la selección alemana Joshua Kimmich reconoció sentirse sorprendido por la decisión de las federaciones de descartar que los futbolistas porten el brazalete ‘One Love’ por las posibles sanciones de la FIFA. “Me sorprendió un poco porque tuve la sensación de que se estaba hablando del brazalete de una manera bastante irrelevante. Ahora siento que es una señal fuerte”, apuntó. “Los jugadores somos bastante reflexivos y deberíamos atender las quejas”, añadió.

Su seleccionador, Hansi Flick, también lamentó la prohibición a los jugadores de portar los brazaletes ‘One Love’ y se quejó de que a sus futbolistas no se les permita dar ejemplo en la lucha por los derechos humanos. “El brazalete es un signo de diversidad y de los valores que representamos y vivimos. Nos tratamos con mucho respeto y aprecio, pero cuando se trata de aprecio y respeto, algunos no lo ven así”, señaló. También comentó que las tarjetas amarillas no habrían sido un problema, pero que las selecciones no tuvieron tiempo a reaccionar a la decisión de la FIFA. “Creo que es una pena que ya no podamos defender los derechos humanos”, sentenció.

A la lista de personalidades que cargaron contra la FIFA también se sumó Antony Blinken, secretario de Estado de Estados Unidos. “Es preocupante cuando vemos restricciones a la libertad de expresión, especialmente cuando se trata de la diversidad y de la inclusión”, denunció. El líder de la diplomacia estadounidense también opinó que el deporte tiene el poder de “unir a la gente” y reivindicó que “nadie en un campo de fútbol debería verse obligado a tener que elegir entre apoyar estos valores o jugar con su equipo”.

Texto en la fuente original
(Puede haber caducado)