El 76,45% de los detenidos por la Guardia Urbana de Barcelona son extranjeros

La policía local de la capital catalana arrestó entre enero y junio a 2.939 personas

ABC, A. Cabeza, 23-11-2022

La Guardia Urbana de Barcelona detuvo entre enero y junio de 2022 a un total de 2.939 personas y el 76,45% de ellas eran de nacionalidad extranjera. Son 2.247 personas, mientras que los arrestados originarios de España son 692. Así se desprende de los datos que la prefectura de la Urbana ha entregado a una pregunta del grupo municipal de Valents, en una respuesta a la que ABC ha tenido acceso.

Las infracciones más repetidas durante este medio año fueron los hurtos, que suponen el 17,35% del total. Les siguen los delitos contra la salud pública, especialmente por tráfico de drogas, que fueron el 16,46% y, ya con un menor peso, continúan los robos con violencia y/o intimidación (12,82%), la búsqueda y detención de personas incluidas en las bases de datos policiales (9,76%) y el maltrato en el ámbito familiar (7,24%).

Junio (con 602) y febrero (529) son los meses en los que más detenciones por parte de la Urbana se dieron, según los mismos datos, que ha podido consultar este periódico. De la secuencia estudiada, junio es la época más próxima al verano, que es cuando la ciudad recibe un ‘boom’ de visitantes (y más este año, tras el fin de las restricciones por el Covid).

Por su parte, el mes de febrero destaca por 90 detenciones por hurtos, una cifra que casi dobla a las de enero (53): la celebración del Mobile World Congress (MWC), que atrae a muchos delincuentes en busca de congresistas despistados, puede que tenga que ver con ello. Quizás por el mismo motivo, los arrestados por robos con fuerza de ese mes (30) duplican a los del resto de los meses.

Una cuestión recurrente
No es habitual que en los balances policiales se facilite la procedencia de los delincuentes y esta cuestión es a menudo un frente de batalla entre partidos: mientras que algunas formaciones prefieren soslayar este dato para no señalar a nadie por su origen, otras entienden que así se explican mejor algunas tendencias delictivas en la ciudad.

Esta cuestión precisamente, fue motivo de una reciente polémica con la líder de Valents, Eva Parera, como protagonista. La concejal de Barcelona aseguró hace poco más de un mes que el 80% de los delitos cometidos en la capital catalana eran provocados por menores extranjeros no acompañados (conocidos como menas) y recibió múltiples insultos y acusaciones por racismo pero también por difundir cifras falsas.

Los datos conocidos ahora, que su misma formación había pedido meses antes de esa polémica, aportan más detalles a la cuestión. Sin embargo, los datos no especifican si los detenidos con nacionalidad extranjera tienen residencia legal o no en España ni tampoco su edad o país de origen. Tampoco se conocen los datos de otros periodos, con lo que es imposible saber si estos porcentajes son casuales de este año o habituales. Igualmente, se desconoce cómo ha seguido la evolución de arrestados este verano.

Frente a la percepción de un aumento de la inseguridad en Barcelona, desde el Ayuntamiento se recurre a los datos oficiales para desmentir esta teoría. Así, el último balance policial realizado por la Guardia Urbana y Mossos d’Esquadra apuntaba a una caída del 12% de los delitos en Barcelona: entre julio y agosto hubo menos hurtos y robos violentos que en 2019 (el último verano antes de la pandemia), aunque por contra habían aumentado los delitos de lesiones y las denuncias por abusos sexuales.

En todo caso, desde Valents defienden que los datos evidencian que los delincuentes extranjeros son mucho más numerosos en Barcelona que los nacionales. «Tenemos un problema evidente con una inmigración que no está integrada y con bandas organizadas de personas que vienen de manera ilegal y es un tema que tenemos que afrontar sin ’buenismos y sin complejos», asegura Parera tras conocer estos datos, que cree que son necesarios para poder afrontar el problema de inseguridad en Barcelona con datos y conocimiento de causa.

«Son cifras oficiales y ahora nadie las podrá rebatir», avisa la líder de Valents, que recuerda que su formación ya quiso «poner sobre la mesa una problemática más que evidente en Barcelona» y que por ese motivo empezaron una campaña para «intentar crear la imagen de que yo era una persona xenofoba y mentirosa». «Me pueden decir, como ya hicieron, que yo era una ‘concejal fake news’, pero solo expongo la verdad que ellos no quieren ver o que quieren hacer ver que no existe», sentencia.

Texto en la fuente original
(Puede haber caducado)