Igualdad llevará a la Fiscalía la marcha neonazi en Chueca contra el colectivo LGTBI

Unos 200 ultras recorren el centro de Madrid al grito de “fuera maricas de nuestros barrios”. Hay un detenido por agredir a otro manifestante

El País, , 20-09-2021

La ministra de Igualdad, Irene Montero, de Podemos, aseguró anoche que el Gobierno pondrá en conocimiento de la Fiscalía la manifestación neonazi celebrada la tarde del sábado en el barrio madrileño de Chueca, punto de encuentro del colectivo LGTBI, cuyas calles recorrieron unas 200 personas coreando gritos de “fuera maricas de nuestros barrios” y “fuera sidosos de Madrid”. El PP, Ciudadanos, Más Madrid, PSOE, Podemos e IU han condenado este domingo las consignas homófobas escuchadas en la protesta, en la que hubo un detenido por “agresión a otro manifestante”. Vox, por su parte, ha opinado que la manifestación “apesta a cloaca socialista”.

La Delegación del Gobierno en la Comunidad de Madrid autorizó una manifestación convocada por la Asociación de Vecinos San Blas-Canillejas con el lema Di no a las Agendas 2030-2050, han señalado fuentes de la institución, que han precisado que no se autorizó ni una marcha nazi ni una manifestación homófoba. “Pondremos en conocimiento de Fiscalía el odio lgtbifóbico y racista de la manifestación nazi en Chueca”, tuiteó Montero, quien en su mensaje recordó que el Gobierno está tramitando la ley trans y para la garantía de los derechos de las personas LGTBI.

Manifestantes durante la marcha por el barrio de Chueca.
Manifestantes durante la marcha por el barrio de Chueca. OLMO CALVO
La portavoz del Ayuntamiento y delegada de Seguridad y Emergencias, Inmaculada Sanz (PP), ha tildado de “absolutamente rechazables e inaceptables” las consignas que se gritaron, ha recordado que la manifestación fue autorizada y ha informado de que Policía Municipal colaboró con la Nacional y detuvo a una persona por “agresión a otro manifestante”.

Los cerca de 200 manifestantes recorrieron durante unas dos horas las calles de Chueca y la Puerta del Sol portando banderas de España y de la Juventud Nacional, una organización ligada al partido de extrema derecha España 2000, con gritos como los citados contra los homosexuales, o “aquí están los nacionalistas”.

La marcha estaba convocada en contra de las Agendas 2030/2050 por ser “un atentado contra la cultura e identidad de los pueblos de España”, según una imagen de la convocatoria que ha circulado estos días por las redes sociales. Sin embargo, las proclamas nada tuvieron que ver con dicha cuestión, pues durante todo el recorrido, que duró dos horas, los manifestantes, que también encendieron bengalas, ondearon banderas y portaron pancartas con simbología de extrema derecha, mostraron su repulsa al colectivo LGTBI, a los menores no acompañados y a los inmigrantes.

Manifestantes en la Puerta del Sol.
Manifestantes en la Puerta del Sol.OLMO CALVO
La marcha fue escoltada por varios grupos de antidisturbios y varios furgones de la Policía Nacional, que acompañaron hasta Sol a los manifestantes. La concentración provocó la inmediata reacción de algunos políticos, como el líder de Más País, Íñigo Errejón. “Estos descerebrados solo son la punta de lanza de la ola reaccionaria. Algunos señalan a los más vulnerables mientras otros juegan a la equidistancia”, escribió el diputado en su cuenta de Twitter.

Ciudadanos también se ha porunciado en la misma red social, donde ha escrito que es “lamentable” el “episodio de señalamiento contra el colectivo LGTBI” en Chueca y ha mostrado su “repulsa a este delito de odio”. Este domingo por la mañana, la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, ha defendido: “No podemos permitir que [este odio] cale en la ciudad, Madrid es una ciudad libre, no solo porque tenga impuestos bajos, Madrid es sobre todo una ciudad libre porque aquí uno se puede dar la mano con quien quiere, besar con quien quiera y casar con quien quiere”. Aunque la vicealcaldesa ha afirmado que hay que averiguar “muchas cosas” sobre la manifestación, ha asegurado que cuando tenga la información el consistorio valorará llevar a cabo acciones legales.

Por su parte, Izquierda Unida ha mostrado su preocupación por lo que considera una escalada de los delitos de odio y ha pedido la dimisión de la delegada del Gobierno, Mercedes González, por permitir manifestaciones “neonazis y homófobas”. El coordinador de IU Madrid, Álvaro Aguilera, ha declarado que, frente a estos “preocupantes” hechos, “nos encontramos la parsimonia de las instituciones, que lejos de combatir este discurso de odio, lo amparan y legitiman poniendo en riesgo la convivencia y hasta la seguridad del colectivo LGTBI”.

Por su parte, la portavoz de Más Madrid en el Ayuntamiento, Rita Maestre, ha acusado al PP de “negar que los discursos del odio existen” y ha criticado a la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, por negar que haya homofobia. “Hace pocos días, esta misma semana, la presidenta decía que no hay homofobia y que Madrid es una ciudad segura y una comunidad segura”, ha apuntado Maestre, quien cree que “un conjunto notable de individuos desafía esas declaraciones”.

El diputado socialista en la Asamblea Santiago Rivero ha dicho que lo ocurrido el sábado en Chueca es “intolerable” y ha subrayado que “nadie amparándose en el derecho a la manifestación puede atacar otros derechos constitucionales como pueden ser el de la libre determinación de la persona o el derecho a la dignidad”. “Ayuso decía que Madrid es una comunidad libre de lgbtbifobia y no es cierto porque seguimos viendo como hay una minoría social que nos sigue considerando inferiores y que nos sigue insultando y atacando por las calles”, ha sostenido Rivero antes de afirmar que “el Gobierno va a aplicar con contundencia todo el peso de la ley para acabar con estos discursos de odio”. La portavoz de Unidas Podemos en la Asamblea, Carolina Alonso, ha dicho que es “una vergüenza” que se haya permitido esta manifestación, que, a su juicio, “desmiente las palabras de la señora Ayuso cuando en el último Pleno dijo que en Madrid no había discursos de odio y que esto era una invención de la izquierda para fastidiarla”.

En la línea de Ayuso, el presidente de Vox, Santiago Abascal, ha calificado al grupo de neonazis de “banda de locos y de fanáticos gritando barbaridades que no representan a ningún español” y ha subrayado que la manifestación “apesta a cloaca socialista”. En declaraciones a los medios durante la protesta del Sindicato Solidaridad contra el recibo de la luz, Abascal ha advertido de que últimamente se ven “cosas muy extrañas”, entre las que ha destacado “los sobres con balas o montajes como el de Malasaña”.

Texto en la fuente original
(Puede haber caducado)