El freno a la inmigración, base del pacto entre M5S y la Liga en Italia

El Movimiento Cinco Estrellas (M5S) italiano y la xenófoba Liga Norte se reunieron este viernes nuevamente para avanzar en sus negociaciones para formar Gobierno y coincidieron en impulsar "la lucha contra el negocio de la inmigración" en su programa conjunto.

Canarias 7, , 11-05-2018

Al término del encuentro, celebrado en la Cámara de Diputados, el líder del M5S, Luigi Di Maio, dijo que por el momento no se ha hablado de nombres para primer ministro ni se repartieron ministerios sino que se han fijado las prioridades que abordar desde un hipotético Ejecutivo.

En este sentido, apuntó que se han “dado notables pasos adelante con el programa de Gobierno” y “amplias convergencias” en temas económicos, como el subsidio mínimo que el M5S quiere ofrecer a personas en riesgo de pobreza, o el impuesto único que propone la derecha.

Pero también coincidieron en temas como la reforma del sistema de las pensiones aprobada durante el Gobierno tecnócrata de Mario Monti (2011 – 2013) o a “la lucha contra el negocio de la inmigración”, un fenómeno criticado por ambas fuerzas, sobre todo por la xenófoba LN.

Di Maio y el líder de la Liga, Matteo Salvini, se reunirán de nuevo el sábado, esta vez en Milán (norte), y el objetivo del encuentro será proseguir en la elaboración de este contrato "para un

Gobierno del cambio" y posiblemente rubricarlo.

No obstante, Davide Casaleggio, influyente militante del M5S, sobre todo por ser hijo del cofundador del partido, Gianroberto Casaleggio, avanzó que este programa pactado con la Liga será sometido al voto de su militancia en internet, tradicional medio empleado para la toma de decisiones de la formación.

Preguntado por si una acogida negativa de sus afiliados tumbaría el pacto de Gobierno, Di Maio se limitó a afirmar que su “garantía está en el hecho de que se hará un buen trabajo para satisfacer lo que los italianos se esperan de un Gobierno de esta envergadura”.

“Esperamos cerrar pronto o volveremos a votar”, zanjó el jefe del M5S, el partido más votado en las elecciones del pasado 4 marzo.

Di Maio ironizó con el hecho de que el posible Gobierno sea tildado de “populista, e incluso una amenaza para el mundo”, y se mostró convencido de que “sabrá demostrar a los italianos que las cosas que esperaban se pueden realizar”.

Y respondió al presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, quien este viernes reivindicó la identidad europea de Italia y criticó a estas dos fuerzas reconocidamente euroescépticas en su discurso de la conferencia sobre “El Estado de la Unión”, en Florencia (centro).

Di Maio afirmó que “hay cosas que hacer en Europa” pero defendió que “quien vea en esta hipótesis de Gobierno una amenaza para Europa quizá vea amenazada su poltrona y no una amenaza para Europa”.

Por su parte Salvini señaló en Twitter que trabaja para “eliminar” la actual legislación sobre pensiones, “bajar impuestos y burocracia, aumentar la expulsión (de inmigrantes), devolver dignidad al trabajo, recortar despilfarros y privilegios y reconocer autonomías”.

También se fijó como prioridades “ayudar verdaderamente a los discapacitados y garantizar el derecho a la legítima defensa”.

La intención es cerrar este acuerdo entre el domingo y el lunes, antes de que venza el plazo solicitado al jefe del Estado, Sergio Mattarella, que había amagado con establecer un Gobierno “neutral”, que se mantendría hasta diciembre para dar tiempo a las negociaciones.

El M5S y la Liga suman mayoría en la Cámara de los Diputados y en el Senado y una de las dudas es qué papel jugará en el nuevo Parlamento la Forza Italia (FI) de Silvio Berlusconi, quien permitió este posible Gobierno al dejar que su socio de coalición, Salvini, negociara por su cuenta.

El senador Paolo Romani dijo que la oposición de FI “no será benévola sino constructiva” y “dirigirán el Gobierno hacia los temas más pretendidos de la derecha, haciendo sentir fuerte su opinión”.

Por otro lado, desde el centroizquierda, el ex primer ministro y ex secretario general del Partido Demócrata (PD, el gran perdedor de las elecciones) Matteo Renzi invitó al M5S a poner en práctica las “locas promesas” que lanzaron en la campaña electoral.

“Pediremos cuentas de sus mentiras electorales, cada día. Porque la democracia no es una broma y tras esta experiencia de Gobierno estará clara la diferencia entre el extremismo de las promesas vacías y el buen sentido de las reformas”, manifestó Renzi.

Texto en la fuente original
(Puede haber caducado)