Fallece una sudafricana acusada de fingir estar enferma para evitar su deportación del Reino Unido

Nancy Motsamai, de 35 años, que llevaba una década viviendo en Londres, colapsó en el aeropuerto de Heathrow

ABC, Alba Amorós , 13-04-2018

Una mujer falleció cinco días después de un intento de deportación forzada en el Reino Unido. Nancy Motsamai, de 35 años, fue acusada por los funcionarios de inmigración de fingir estar enferma para evitar que la deportaran a su país natal, Sudáfrica. Motsamai tuvo un colapso mientras permanecía retenida en el aeropuerto principal de Londres, Heathrow, y murió cinco días después por una embolia pulmonar, según informa el periódico The Guardian.

Su esposo, Fusi Motsamai, denunció el tratamiento que recibió su esposa por parte del personal de inmigración y explicó que su mujer se sintió mal antes de su traslado a Heathrow, mientras estaban en Eaton House, un centro de inmigración al suroeste de Londres. Ésta se sintió indispuesta en un pasillo del aeropuerto londinense tras varias horas retenida. El esposo de la difunta explica también que una enfermera del centro de detención donde se encontraban les comunicó que estaba demasiado enferma para estar detenida, pero su superior hizo caso omiso. «Un funcionario de inmigración acusó a Nancy de fingir su colapso para evitar que la subieran a un avión. Le dijo que la esposaría de manos y pies y la haría caminar hacia el avión como un pingüino, y que la subiría a éste incluso si tenía que cargarla él mismo», relata Motsamai al diario The Guardian. Sin embargo, la pareja fue finalmente trasladada al centro de detención del aeropuerto y ambos fueron puestos en libertad a la mañana siguiente. La mujer murió cinco días, el 12 de marzo, por una embolia pulmonar.

Un cúmulo de despropósitos sucedieron a este fatídico episodio. El Ministerio del Interior envió un mensaje de texto al teléfono de la mujer, fallecida hacia 15 días, informándole de las posibles sanciones que recibiría si no asistía a una cita el 5 de abril en un centro de información del Ministerio del Interior. Un error que se produjo porque no se había actualizado el sistema, según un portavoz de dicho ministerio. Según denuncia Motsamai, su abogada, Linda Appiah, había informado al departamento oportuno de la muerte de su cliente cuatro días después de que esto sucediera. A este incidente administrativo hay que sumarle los problemas burocráticos a los que se enfrentaron para que el cuerpo de Nancy fuera trasladado a Sudáfrica. Esto se produjo finalmente el pasado 5 de abril después de queel gobierno británico emitiera un documento identificativo de urgencia.

Por todo ello, Fusi arremetió contra el departamento de inmigración del Reino Unido. «Este caso es un claro ejemplo del caos administrativo en el sistema de visa e inmigración del Reino Unido», dijo. Por su parte, un portavoz del Ministerio del Interior lamentó la pérdida de la Sra. Motsamai, le dio el pásame a la familia y anunció que se llevaría a cabo una investigación: «Nos tomamos en serio nuestras responsabilidades con respecto a la salud y el bienestar de los detenidos. Si hay indicios de que no se ha cumplido el protocolo de actuación, se llevará a cabo una investigación a fondo».

La pareja llevaba una década trabajando en el Reino Unido y Nancy formaba parte activa de la comunidad cristiana de su vecindario.

Texto en la fuente original
(Puede haber caducado)