Facebook cede a la presión de los anunciantes y etiquetará las publicaciones de políticos que violen su normativa

La multinacional estadounidense, que ha tomado esta medida tras el boicot de grandes anunciantes, seguirá así los pasos de Twitter. Ambas firmas han caído en bolsa un 8%

ABC, J.M. Sánchez, 30-06-2020

Una semana. Es lo que ha durado la presión. Pero, al final, ha tenido que ceder. Facebook ya ha anunciado este viernes que etiquetará las publicaciones de los políticos que violen su normativa después del boicot de grandes anunciantes que han amenazado a su principal fuente de ingresos. Poderoso caballero es don dinero.

La multinacional estadounidense seguirá así los pasos de Twitter, que en octubre decidió prohibir de su plataforma la publicidad política. La decisión del gigante de productos de consumo Unilever (propietaria de más de 400 marcas comerciales como Rexona, Skip o Dove) de dejar de poner publicidad en la red social ha sido el detonante.

«Debido a la actual polarización, tiene que haber mucho más cumplimiento [de las normas] en el área de discursos de ocio», ha afirmado en declarciones a «The Wall Street Journal» el vicepresidente de medios globales de Unilever, Luis Di Como. Horas después, también Coca-Cola ha decido pausar durante un mes la inversión publicitaria. El boicot de Unilever se ha sumado al que han puesto en marcha otras compañías en los últimos días, como Verizon, VF Corporation (dueña de Vans o North Face), Ben&Jerry’s, P&G o la distribuidora cinematográfica Magnolia Pictures.

En un mensaje en su perfil, Mark Zuckerberg, fundador de la empresa, ha anunciado que marcará contenido que considere peligroso pero relevante para el interés público. La plataforma ha decidido prohibir los contenidos de odio en los anuncios pagados, es decir, aquellos que sugieran que ciertos grupos de personas son una amenaza a la seguridad, la salud o la supervivencia de otros en base a su raza, etnia, origen nacional, religión, orientación sexual, género o estatus migratorio.

A partir de ahora, por tanto, la red social no permitirá que empresas, organizaciones o campañas políticas puedan publicar anuncios con este tipo de mensajes o con contenidos que expresen «desprecio, rechazo o repulsión» hacia inmigrantes, refugiados y solicitantes de asilo. Para ello pondrá en marcha una función de alertas a las publicaciones que la empresa considerará de interés informativo y que mantedrá publicados pese a que sean contrarios a sus normas de uso, y que podrían afectar al presidente de EE.UU., Donald Trump, quien durante las últimas semanas ya se ha enfrentado varias veces con la red social Twitter por este mismo motivo.

«Empezaremos a alertar sobre estos contenidos que decidimos mantener porque son noticiosos, para que la gente sepa que este es el caso. Permitiremos que se compartan estos mensajes para que sean condenados, como hacemos con cualquier otro contenido problemático», señala Zuckerberg, cuyo discurso ha variado en las últimas horas tras el posible impacto en sus cuentas de resultados en este trimestre.

El problema ha sido que, junto con Verizon, son tres de los mayores anunciantes del mundo los que se han unido a la campaña porque no quieren invertir dinero en plataformas por la poca seguridad de marca que ofrece en estos momentos Facebook. En las últimas semanas, Facebook ha recibido fuertes críticas por parte de políticos y organizaciones civiles por permitir a Trump compartir mensajes que otras redes como Twitter ha calificado de violentas o que eran noticias falsas. El boicot ha provocado una pérdida de más de 7.000 millones de dólares a Facebook en Bolsa tras caer este viernes un 8% al cierre de la sesión.

Texto en la fuente original
(Puede haber caducado)