La DGAIA no renuncia a convertir un hotel de Rubí en un centro para menores

La Vanguardia, Barcelona, 15 may (EFE), 16-05-2019

La directora general de la Atención a la Infancia, Ester Cabanes, ha afirmado que no renunciará a abrir un centro para menores en Rubí (Barcelona), a pesar de las protestas que hubo ayer en la ciudad, y que intentará “reconducir la situación e intentar trabajar con el Ayuntamiento”, que también se opone al proyecto.

Un grupo de vecinos abuchearon y protestaron ayer en Rubí contra la responsable de la DGAIA por la apertura de un nuevo centro de menores migrantes en esta localidad.

Se trata de un equipamiento que tiene previsto abrir sus puertas en el antiguo Hotel Terranova. Los vecinos del entorno consideran que supondrá un problema para la zona, mientras que la alcaldesa, Ana María Martínez (PSC), afirma que la decisión no ha sido consultada en ningún momento a las autoridades locales.

Este martes, Cabanes tenía previsto reunirse con vecinos y con la alcaldesa del municipio para abordar esta apertura, pero el acto acabó con un fuerte abucheo a la responsable de la DGAIA.

En declaraciones a la prensa, Cabanes ha asegurado este miércoles que “las quejas vienen por desconocimiento” y que “confían” en poder explicar a los vecinos que “no tienen por qué estar preocupados”, ya que “allá donde la Generalitat abre un centro no se abandona a nadie”.

“Seguiremos intentando trabajar con el Ayuntamiento para informar bien a los vecinos de Rubí de los objetivos del centro y también de los beneficios de que se abra un centro en el municipio”, que “también los hay”, ha dicho.

La directora general de la DGAIA ha manifestado que “es evidente” que es un modelo de centro que se ha “creado para la emergencia”, y ha añadido: “Esperamos que a la larga no tengamos que tener centros de estas magnitudes”.

Según Cabanes, tras una oleada de llegadas de jóvenes por la frontera sur en los meses de agosto y septiembre del año pasado, la DGAIA ha estado abriendo centros para adolescentes y jóvenes que llegan solos en varios municipios de Cataluña un total de 180 centros desde junio de 2017.

Ante las quejas de los vecinos de Rubí, que piden explicaciones sobre por qué la DGAIA abre el centro en este municipio, Cabanes ha mantenido que “es una ciudad grande, de casi 80.000 habitantes”, que además “se ha autoproclamado acogedora en temas de refugiados y amiga de la infancia”, y que cuenta “con un tejido asociativo potente”.

Cabanes ha reconocido que han avisado “a muchos municipios de la apertura de un nuevo centro con muy poca antelación”, pero que esta vez, “ha sido diferente”, ya que avisaron al Ayuntamiento de Rubí de que abrirían las instalaciones a mediados de junio.

En este sentido, Cabanes ha apuntado que en este caso se ha creado “con antelación” una mesa institucional “con técnicos de la DGAIA, de la Secretaría de Inmigración, técnicos en salud y docencia, además de los agentes sociales del municipio”.

En cuanto a los posibles conflictos que los vecinos aluden, Cabanes ha afirmado que el centro de menores de San Just Desvern con más de 100 menores actualmente, de los que 81 la DGAIA quiere trasladar al centro de Rubí es “un ejemplo de centro que está funcionando muy bien”.

“Los menores del centro están compartiendo el espacio con otros huéspedes del hotel y no hemos tenido ni una sola queja”, ha afirmado Cabanes, quien ha añadido que “las valoraciones del perfil, comportamiento y objetivos de estos niños es muy positiva y cumplen con nuestras expectativas de seguimiento”.

En referencia al posible oportunismo de los municipios por la cercanía de las elecciones municipales, Cabanes ha manifestado que “quiere pensar que la política no tiene nada que ver” y que “todos los partidos políticos firmaron un acuerdo en el que se comprometían a no utilizar a menores inmigrantes de forma electoralista”. EFE

Texto en la fuente original
(Puede haber caducado)